1

Más información, menos criterio

La cantidad de información que recibimos a través de internet. Da igual el tema, sea el que sea encontraremos algo. Pero se ve que esto es un arma de doble filo, porque tendemos a asimiliar mucha información como si fuera cierta, cuando no lo es, sin molestarnos en contrastarlo.

Si bien es cierto que en un par de clicks podemos buscar otras fuentes para las mismas cosas, todos solemos tener por costumbre acudir a determinadas webs que nos inspiran confianza. Y de esas nos tragamos lo que sea. Da igual, no aplicamos criterio alguno, lo damos por hecho automáticamente. Y así acabamos cometiendo errores y esos errores los toman otros y los difunden… hasta que ya no se puede parar, se crea una confusión y la gente lo da por cierto. No importa la temática, puede ocurrir.

Quizás es más común verlo en la música, puesto que es algo que todo el mundo “domina”. O al menos entiende. Ahí tenemos canciones que la gente cree que son de su grupo favorito y realmente no tienen nada que ver, sólo que el cantante tiene un tono parecido. O versiones que no son temas originales de ese grupo. Y esto nos pasa por fiarnos. Por poner un ejemplo, tenemos al Ray Ventura, lider de una banda de jazz, que popularizó este género en Francia durante la década de 1930. Su composición más famosa es, “Ça vaut mieux que d’attraper la scarlatine”. Según la Wikipedia hispana*, es la canción que se suele usar en los trailers de las películas para transmitir mayor emoción (como en el Señor de los Anillos). Y esto, ni más ni menos, no tiene ni pies ni cabeza. Que un señor en los años 30, que hacía jazz principalmente, le de por componer una melodía en orquesta y con coros que fuera descubierta ya entrado el nuevo milenio.

¿Entonces, por qué dan esto por correcto? Pues porque Youtube, en determinados videos, te dice si hay una canción que pertenece a un artista y te da un enlace para que la compres en iTunes. Ya sólo por eso nos creemos que es verdad. No, la canción no es de Ray Ventura, es de Clint Mansell y se hizo para la película Requiem for a Dream. Que sea conocida por anuncios de peliculas o partidos de fútbol no es el problema. Tampoco lo es que Youtube la etiquete mal. El problema es que, los que se dedican a decir que eso que suena es de Ray Ventura no se han molestado ni un instante en comprobar la canción. Ni si quiera han escuchado el fragmento que hay en iTunes, donde cláramente se ve que uno no ha encontrado la canción que quería.

Lo ideal es aplicar un filtro a lo que leemos, no tomar todo por cierto según la fuente. No siempre hay tiempo, pero no estaría de más hacerlo de vez en cuando, para evitar pasar el error de unos a otros y hacer perder el tiempo a la gente. El consejo vale tanto para los videos de Youtube, como para los blogs de divulgación, hasta para nuestros queridos todólogos, que ya suelen opinar sin conocer los temas que tratan.

 

* Está enlazado al historial de la Wikipedia. Ha sido corregido, así evitamos comentarios del estilo “Mucho criticar y luego lo dejáis como está”.